Fútbol

Fútbol

París 2005
Madrid 1998
Buenos Aires 2008
Montevideo 2006
Montevideo 2005
Arriba: Montevideo 2010 / Abajo: Montevideo 1998
Montevideo 2006
Montevideo 2013
Buenos Aires 2008
Montevideo 2012
París 1998
Montevideo 2005
Montevideo 2007
Maldonado 2010
Montevideo 2007
Las Flores, Maldonado. Uruguay 2009
Las Flores, Maldonado. Uruguay 2007
Nueva York 2010
Cabo Polonio, Rocha, Uruguay 2012
Montevideo 2010
París 1998
Las Flores, Maldonado. Uruguay 2011
Montevideo 1993
Nueva York 2011
París 1998
Montevideo 2010
Fútbol no videntes. Montevideo 2011
Montevideo 2006
Las Flores, Maldonado. Uruguay 2006
Caravana de Uruguay mundial Sudáfrica 2010. Montevideo 2010
Caravana de Uruguay mundial Sudáfrica 2010. Montevideo 2010
Carmelo, Colonia. Uruguay 2009
París 1998
Montevideo 2012
Punta del Este, Maldonado. Uruguay 2010
Nueva York 2010
Montevideo 2005
Montevideo 2011
Salta, Argentina 2006
Montevideo 2006
Montevideo 2008
Maldonado, Uruguay 2009
Montevideo 2012
Buenos Aires 2008
Nueva York 2011
Carmelo, Colonia. Uruguay 2009
Montevideo 2006
Montevideo 2013
París 1998
Montevideo 2012
París 1998
Carmelo, Colonia. Uruguay 2010
Salta, Argentina. 2006
París 1998
Montevideo 2007
Montevideo 2006
Montevideo 2006
París 1998
Montevideo 2006
Salta, Argentina 2006
Villa Serrana, Lavalleja. Uruguay 2008
Salta, Argentina 2008
Montevideo 2001
Nueva York 2011
Colonia, Uruguay 2008
Las Flores, Maldonado. Uruguay 2010
Buenos Aires 2008
Florida, Uruguay 2007
Izquierda: Rio Negro, Uruguay. 2012 / Derecha: Colonia, Uruguay 2013
Colonia, Uruguay. 2013
Nueva York 2011
Nueva York 2010
Montevideo 2012
Colonia, Uruguay 2013
Nueva York 2011
Montevideo 2011
Las Flores, Maldonado. Uruguay 2007
Montevideo 2011
Salta, Argentina 2006
París 1998
No hay videos

Descripción

Mi padre, Raúl Barizzoni, trabajó durante cincuenta años ininterrumpidos como periodista deportivo. Fue relator,fue comentarista: su vida era el fútbol. Es decir que desde que nací tuve una pelota en los pies y en la cabeza. Lo acompañaba religiosamente todos los fines de semana al estadio; miraba el partido sentado debajo de la cabina de radio desde donde él comentaba y luego, al momento del pitazo final, me armaba mi propio partido. Con varios vasos de Coca-Cola (los de antes, los de papel) superpuestos y aplastados, armaba una pelota y jugaba partidos geniales junto con algún rival de mi misma altura, en el corredor detrás de las cabinas de cada una de las radios.

Más de un periodista que actualmente sigue relatando salía de la cabina, con mucha razón, a quejarse por los gritos, los goles, los fouls y los zapatazos que interferían en su labor radial. Algunos fueron goles inolvidables y sus autores cambiaban, según su desempeño en la cancha, cada fin de semana.

Más tarde, siempre con mi padre como referente, jugué e hice el camino de las inferiores, entrenando diariamente, haciendo las pretemporadas y soñando con el gran gol y con el gran pase al exterior. Eran tiempos de amor por el fútbol, de un mundo que era redondo como la pelota. A los veinte decidí abandonarlo: el amor ya no era tal, se había ido; ya no veía futuro ni sentía la misma pasión. Me costó, y mucho, saber que no le iba a dar la gran satisfacción a mi padre de comentarme por la radio o de tener que opinar al aire, objetivamente, sobre la actuación de su hijo. Pero como él me dijo muchas veces: “Me diste grandes satisfacciones en las inferiores, integraste una juvenil y jugabas bárbaro”. Un padre siempre ama a su hijo, pienso yo.

Desde ese momento hasta la partida de mi padre de mi lado, mi amor por el fútbol pasó a ser él: escucharlo por la radio, en los partidos y en las audiciones, leerlo en los diarios y, durante unos años, verlo en la televisión hablando sobre lo que él más amaba, su fútbol, su vida. Escuchar sus comentarios cada fin de semana me hacía un tipo feliz. Y supe disfrutarlo 

Quizás inconscientemente, por todas estas cosas, saco fotos de gente jugando al fútbol. Sin proponérmelo, sin hacerlo especialmente, cuando voy caminando, por la ciudad que sea, en el momento de ver una pelota me detengo... e intento meter un gol con mi cámara.

 

Fecha

  • Desde el 14/02/2014 hasta el 28/04/2014 en Fotogalería Parque Rodó

Autores

  • Leo Barizzoni

Convocatorias

El Centro de Fotografía realiza llamados anuales para que un jurado compuesto por tres integrantes (elegidos por el CdF y por los participantes) seleccione trabajos fotográficos para exponer en sus diferentes espacios.

Las bases completas de los llamados a exposiciones -así como a los llamados para la publicación de libros fotográficos- puede consultarse en la página de convocatorias.

PATROCINAN
Patrocinadores

Av. 18 de Julio 885
(entre Andes y Convención)
CP 11100. Montevideo. Uruguay
Tel: [598 2] 1950 7960
Mail: CdF@imm.gub.uy
Horario: de lunes a viernes de 10 a 19.30h, y sábados de 9.30 a 14.30h.


Intendencia de Montevideo
Edificio Sede: Av. 18 de Julio 1360
Tel: [598 2] 1950
Montevideo, Uruguay | CP. 11200