4.646 días

4.646 días

Interior de la celda 11 izquierda del sector A del quinto piso, durante la noche. Febrero de 1985. Cucheta, ventana, estantería, mesa de hormigón, carpetas, objetos personales.
Espacio exterior hacia el este, fotografiado desde la celda 11 izquierda del sector A del quinto piso. Febrero de 1985. Canchas, locutorio, barracas, alambradas, torretas, la Ruta 1 y la ciudad de Libertad.
Espacio exterior hacia el este, fotografiado desde la celda 11 izquierda del sector A del quinto piso. Febrero de 1985. Canchas, locutorio, barracas, alambradas, torretas, la Ruta 1 y la ciudad de Libertad.
Espacio exterior hacia el este, fotografiado desde la celda 11 izquierda del sector A del quinto piso. Febrero de 1985. Canchas, locutorio, barracas, alambradas, torretas, la Ruta 1 y la ciudad de Libertad.
Espacio exterior hacia el este, fotografiado desde la celda 11 izquierda del sector A del quinto piso. Febrero de 1985. Canchas, locutorio, barracas, alambradas, torretas, la Ruta 1 y la ciudad de Libertad.
Espacio exterior hacia el este, fotografiado desde la celda 11 izquierda del sector A del quinto piso. Febrero de 1985. Canchas, locutorio, barracas, alambradas, torretas, la Ruta 1 y la ciudad de Libertad.
Espacio exterior hacia el oeste, fotografiado desde la celda 14 derecha del sector A del quinto piso. Febrero de 1985. Campo, río, alambradas, torretas, incinerador, cocina, depósito de gas y piletas de lavar.
Espacio exterior hacia el oeste, fotografiado desde la celda 14 derecha del sector A del quinto piso. Febrero de 1985. Campo, río, alambradas, torretas, incinerador, cocina, depósito de gas y piletas de lavar.
Espacio exterior hacia el oeste, fotografiado desde la celda 14 derecha del sector A del quinto piso. Febrero de 1985. Campo, río, alambradas, torretas, incinerador, cocina, depósito de gas y piletas de lavar.
Espacio exterior hacia el oeste, fotografiado desde la celda 14 derecha del sector A del quinto piso. Febrero de 1985. Campo, río, alambradas, torretas, incinerador, cocina, depósito de gas y piletas de lavar.
Espacio exterior hacia el oeste, fotografiado desde la celda 14 derecha del sector A del quinto piso. Febrero de 1985. Campo, río, alambradas, torretas, incinerador, cocina, depósito de gas y piletas de lavar.
Espacio exterior hacia el oeste, fotografiado desde la celda 14 derecha del sector A del quinto piso. Febrero de 1985. Campo, río, alambradas, torretas, incinerador, cocina, depósito de gas y piletas de lavar.
Interior del celdario desde la planchada del primer piso. Febrero de 1985. Claraboya omnipresente.
Interior de la celda 11 izquierda del sector A del quinto piso, durante la noche. Febrero de 1985. Taza turca, pileta de cocina, requesón, platos y jarra de aluminio, objetos personales.
Interior del celdario desde la planchada del primer piso. Febrero de 1985. Claraboya que iluminaba todas las planchadas. Balcones que hacen de circulación en cada piso. Alambradas de seguridad colocadas entre los pisos. Puertas de acceso a las celdas, iluminación exterior de las mismas (“ventilador”)
Interior del celdario desde la planchada del primer piso. Febrero de 1985. Claraboya que iluminaba todas las planchadas. Balcones que hacen de circulación en cada piso. Alambradas de seguridad colocadas entre los pisos. Puertas de acceso a las celdas, iluminación exterior de las mismas (“ventilador”)
Interior de la celda 11 izquierda del sector A del quinto piso, durante la noche. Febrero de 1985. Desde la cabecera de la cucheta inferior hacia la puerta de la celda. La cucheta, mamelucos, la mesita de la comida adosada a la puerta.
Fotografía nocturna. Espacio exterior hacia el este fotografiado desde la celda 11 izquierda del sector A del quinto piso. Febrero de 1985. Canchas de fútbol después de la lluvia. Focos de iluminación de los patios, las Barracas, las alambradas y la ciudad de Libertad.

Descripción

La muestra

Sin nuestra conciencia, mucho menos nuestro aval, apenas llegados y antes del primer baño, entintan nuestro pie derecho y lo estampan en papel, a hurtadillas de nuestras madres.
Nuestro primer registro queda sin memoria, en el olvido.
Pocas horas después, en estos tiempos, también entintan nuestras manos y nos fotografían. Y el registro continúa, con o sin nuestro consentimiento, por el resto de nuestras vidas.
En algún momento además de ser objeto pasamos a ser sujeto de la toma, cada vez con menos esfuerzo. La facilidad y la multiplicidad del registro se dan la mano con la distracción y el olvido, sembrando la pérdida.
En este caso en situación extrema, dando sustento al impulso, sin conciencia plena de él, pero con empeño, me dediqué al registro del dolor. Y es único.
Registro, memoria y clandestinidad se unieron potenciándose. También la casualidad se hizo cómplice en aquel momento.
Un pequeño papel y algo con que graficar no ofrecieron inconvenientes y así nacieron los almanaques.
Una cámara de fotos en mis manos fue la más pura expresión del error ajeno; la casualidad y la oportunidad abonaron el sustrato para que florecieran estas tomas. La clandestinidad venía jugando a las escondidas hacía años y apañó con facilidad la sacada de las películas.
Para evitar el olvido y el deterioro, dejo en vuestras manos los negativos, el registro, y la memoria.

El autor

Jorge Carlos Tiscornia Bazzi tomó, durante su prisión, las únicas fotografías existentes del Penal de Libertad (E.M.R. Nº1) en funcionamiento.
Éstas datan de febrero de 1985, más de un mes antes de la liberación masiva de presos, aquel domingo 10 de marzo de dicho año.
Se trata de una veintena de fotografías en blanco y negro de diversos lugares de la cárcel.
Su propia celda, la número 11 izquierda, del sector A del quinto piso, donde desde hacía unos meses estaba recluido.
Desde ella unas panorámicas hacia el este, el lugar desde donde se ven la canchas de deportes -pelota de fútbol incluida-, el locutorio, las barracas, las torretas: la central y las perimetrales, y el camino que circunda el penal. Estas fotos fueron tomadas al mediodía.
A esa misma hora existen tomas del lado oeste del penal, desde una celda que se encontraba vacía en el ala derecha del mismo piso.
Parlantes en sus columnas, tanques de gas, el local de la cocina, el quemadero de basura, torretas y sus custodias, y el campo circundante, son objetos que llamaron su atención.
Tiene fotos tomadas en el primer piso mostrando una gran planchada y puertas de celda. En una de estas fotos se ve, desde lejos, una persona subida a la ventanilla de una puerta de celda retirando una lamparilla de luz. Desde ahí mismo, podremos ver, una toma parcial de la claraboya que iluminaba desde el quinto piso todas las planchadas del penal.
Hace también fotos nocturnas de su propia celda, en funcionamiento, mostrándonos las diferentes partes; pileta y taza turca, con los objetos de uso cotidiano: platos, tazas, cepillos de dientes, hasta un requesón en elaboración; ventana con biblioteca y mesa; cuchetas con toallas y otros objetos; finalmente, desde su cabecera en la cucheta de abajo, la puerta de la celda resaltando la oscuridad de ese lugar. Si miramos con detenimiento las sombras en las paredes de alguna de estas fotos interiores podemos ver ropa colgada de un cuerda que se utilizaba para secarla.
En la noche hace tomas, de exposiciones mas prolongadas, para ver la ciudad de Libertad y la iluminación del propio penal: las canchas, las barracas, las torretas. Fotos que nos completan aquello que había sido fotografiado en el mediodía.
A un observador distanciado en el tiempo o en el espacio por fuerza le surgen un montón de interrogantes. ¿Con qué máquina? ¿En qué laboratorio? ¿En qué condiciones? ¿Por qué? ¿Con qué complicidades?
Con su relato nos enteramos de una comisión de fotografía en la que trabajaban unos pocos reclusos, uno de ellos amigo suyo. Fue con la complicidad del “Chacal” que durante un día Jorge tuvo en sus manos la cámara de fotos que se utilizaba para fotografiar los presos a su llegada y cuando se los ponía en libertad. El revelado se hizo con la misma complicidad y el compañero le entregó un negativo cortado de a dos fotos.
La ayuda de su compañero de celda facilitaron las tomas desde la propia celda tanto en el día como en la noche. También recibió su ayuda para esconder en unas tarjetas de cartón con su nombre, para identificar los bolsos que salieron del penal el 10 de marzo.
El por qué lo entenderemos a poco saber que Jorge Tiscornia llevó durante toda su prisión un almanaque con una enormidad de acontecimientos del propio penal, que mantuvo escondido casi trece años.
A ese afán de registro y a su afición a la fotografía desde las luchas estudiantiles del 68, no hace falta agregarle mucho para desembocar en estas fotografías únicas.

 

Fecha

  • Desde el 27/07/2012 hasta el 13/11/2012 en [CdF Fotogalería] Bazar

Autores

  • Jorge Carlos Tiscornia

Datos Técnicos

Concepto y producción: José Pedro Charlo
Diseño de montaje: Claudia Schiaffino
Digitalización de los almanaques: Roberto Schettini
Edición de los almanaques: Federico La Rosa
Musicalización: Daniel Yafalián
Montaje: Dante Alfonso y equipo

Cámara fotográfica: MAMIYA CEKOR 528 TL. 2.8 - 48 mm

Cantidad de fotos: 18 de 40 x 60 cm
Cantidad de piezas: 17 copias / 6 monitores / foto en el ventanal de 580 x 320 cm
Tipo de impresión: 17 en Epson K3 sobre premium luster 260g / 1 impresión en vinilo adesivo + arenado
 
Agradecimientos:
Luis Alberto Machado por su confianza y participación en las peores circunstancias, dejando en mis manos la
máquina de fotos y revelando los negativos.
José Pedro Lopardo por los respaldos y conspiraciones compartidas.
Roberto Schettini por su sabiduría, cuidado e interés en la digitalización de los negativos.
Alfonso Tiscornia (mi padre) por guardar celosamente los negativos, por años, simplemente porque eran míos.
María Julia Tiscornia por su interés artístico y el permanente respaldo con la tecnología.
José Pedro Charlo por su participación y por ser la locomotora de esta exposición.
Vladimiro Delgado por recordarme qué máquina de fotos fue la utilizada en aquel momento.
Amparo Luraschi porque su corazón y cabeza aportan el interés y la crítica del primer espectador.
EAC, Espacio de Arte Contemporáneo.

Convocatorias

El Centro de Fotografía realiza llamados anuales para que un jurado compuesto por tres integrantes (elegidos por el CdF y por los participantes) seleccione trabajos fotográficos para exponer en sus diferentes espacios.

Las bases completas de los llamados a exposiciones -así como a los llamados para la publicación de libros fotográficos- puede consultarse en la página de convocatorias.

PATROCINAN
Patrocinadores

Av. 18 de Julio 885
(entre Andes y Convención)
CP 11100. Montevideo. Uruguay
Tel: [598 2] 1950 7960
Mail: CdF@imm.gub.uy
Lunes a viernes de 10 a 19.30 horas
Sábados de 9.30 a 14.30 horas


Intendencia de Montevideo
Edificio Sede: Av. 18 de Julio 1360
Tel: [598 2] 1950
Montevideo, Uruguay | CP. 11200